jueves , 13 agosto 2020

Alejandro Sanz se enfrenta a una complicada demanda de su ex mujer

Un año después de que Alejandro Sanz y Raquel Perera anunciasen su separación, en un primer momento cordial y amistosa, el divorcio entre ambos se habría vuelto más complicado de lo que parecía, según las últimas informaciones publicadas al respecto.

«Somos una familia y siempre lo seremos. Decidimos amarnos para siempre y así será», aseguraban ambos en mensajes publicados en sus respectivas redes sociales, reseñó 20 minutos.

Sin embargo, el cantante presentó en abril una demanda de divorcio en Pozuelo de Alarcón, y ahora ella solicitó amparo legal en la Corte de Miami, donde quiere que se lleve a cabo este proceso, para evitar que el músico madrileño malgaste su fortuna antes de que el divorcio se haga efectivo.

Según ABC, que ha accedido a la demanda de la empresaria, Perera, que tiene dos hijos en común con Alejandro Sanz, Dylan y Alma, solicita una pensión alimenticia de 40.000 euros mensuales y ha pedido que se repartan los bienes que adquirieron durante los 12 años que ha durado su matrimonio.

Para ello, Perera alega que en ese tiempo se volcó en la trayectoria profesional de su marido y en el cuidado de sus hijos. Para ellos, la empresaria también pide que puedan seguir yendo a la escuela privada, mantener los seguros médicos y sus gastos dentales.

Poco después de conocerse la separación entre Sanz y Perera salía a la luz la nueva relación del cantante con una artista cubana, Rachel Valdés.

Esta semana, el artista era homenajeado en Madrid en reconocimiento a su trayectoria profesional. A este acto acudieron tanto Valdés como su hija mayor, Manuela, fruto de su relación con la modelo Jaydy Michel, que vive en México, y a quien dedicó unas palabras.