domingo , 20 enero 2019

Suprimir un solo gen podría permitir comer sin engordar

Un estudio, publicado en EMBO Reports, utilizó una gran prueba genética en roedores para identificar nuevos candidatos genéticos que podrían causar obesidad, lo que podría allanar el camino para nuevas terapias farmacológicas.

 

Eliminando el gen conocido como RCAN1 en ratones y alimentándolos con una dieta rica en grasas, no lograron ganar peso, incluso después de ingerir alimentos ricos en grasa durante períodos prolongados. Observaron mejoras de la salud en ausencia del gen RCAN1 en toda una variedad de dietas diferentes con diferentes intervalos de tiempo desde ocho semanas hasta seis meses.

“Sabemos que muchas personas luchan por perder peso o incluso controlar su peso por varias razones diferentes. Los hallazgos de este estudio podrían significar el desarrollo de una píldora que se centre en la función de RCAN1 y que resulte en la pérdida de peso”, explica Damien Keating, autor principal del estudio, reseñó Nmas1.