jueves , 21 febrero 2019

Textil inteligente sensible al calor: te enfría en días calurosos y te calienta en los fríos

Sales de tu casa bastante abrigado porque sientes que la temperatura descenderá más tarde. El tiempo atmosférico te juega una broma y ocurre totalmente lo contrario. Te ha sucedido, ¿cierto? Ahora un grupo de científicos ha creado un textil sensible al calor: que se adapta a qué tan caliente, frio o húmedo está el usuario que lo lleve puesto.

 

El estudio de materiales puede revolucionar de manera impensable la tecnología del futuro. Hace unos meses, un grupo de científicos consiguió desarrollar un material que era tan fuerte como el titanio, pero de cuatro a cinco veces más liviano: la madera metálica. Y hace pocos días, otro grupo consiguió crear un nuevo tipo de imán que podría mejorar la forma en cómo almacenamos nuestra información.

¿Cómo funciona?

La tela, desarrollada por investigadores de la Universidad de Maryland (UMD), está hecha de un hilo con fibras que se expanden o contraen en respuesta al calor y la humedad. Los detalles fueron publicados en Science.

De esta manera, cuando el hilo esté caliente o húmedo, se compactará en sí mismo, generando espacios para que el calor (o radiación infrarroja) sea liberado efectivamente. Por otro lado, si el hilo se encuentra frío o seco, se expandirá y reducirá los espacios por donde el calor podría escapar.

Es así como funciona el sistema de regulación de calor de este tejido, el cual se apagará o prenderá dependiendo del nivel de comodidad del usuario. 

¿De qué está hecho?

El hilo base para fabricar este textil está hecho a partir de dos materiales sintéticos: uno absorbe agua y el otro lo repele. Las hebras, además, están recubiertas de nanotubos de carbono, una clase especial de metal conductor ligero a base de carbono.

Debido a que los materiales en las fibras absorben o repelen el agua, las fibras se deforman cuando se exponen a la humedad (o a un cuerpo sudoroso). Esto produce que las hebras del hilo hagan dos cosas. Además de que permita que el calor escape, puede modificar el acoplamiento electromagnético entre los nanotubos de carbono en el recubrimiento.

“Es una forma muy simplificada de pensarlo, pero imagínese acercando dos antenas para regular el tipo de onda electromagnética que captan”, dijo Wang. “Cuando las fibras se acercan, la radiación con la que interactúan cambia. En la ropa, eso significa que la tela interactúa con el calor que irradia el cuerpo humano”.