lunes , 18 octubre 2021

Dormir mal puede ser reflejo de enfermedades graves

Las diversas patologías que se producen durante el sueño pueden ser un factor de riesgo de accidentes cerebrovasculares (ACV), los cuales son una de las causas más importantes de discapacidad crónica o incluso de fallecimiento, ya que se interrumpe el flujo de sangre al cerebro, lo que hace que las neuronas mueran por falta de oxígeno.

A pesar de lo anterior, diversos estudios indican que no se consigue identificar la causa de al menos la mitad de los casos, pese a haberse realizado las exploraciones médicas de rutina. Además, a partir del primer episodio de ACV, el riesgo de que éste se repita a lo largo de los siguientes 5 años aumenta casi un 20%.

«De todos estos casos, a pesar de las estimaciones de una prevalencia superior al 50% de los trastornos del sueño después de un accidente cerebrovascular, sólo alrededor del 6% de los supervivientes de un accidente como el antes mencionado reciben pruebas formales del sueño y tan sólo 2% completan dichas pruebas en el período de 3 meses posterior al ACV.  Es decir, detectar estos problemas que permanecen ocultos por producirse durante el sueño resulta fundamental para poder prevenir la recaída de los ACV”,  indica el Dr. García-Borreguero, Director Médico Internacional del Instituto Europeo del Sueño.

Story image

 

¿Por qué son tan importantes los buenos hábitos de sueño para nuestras vidas?

El sueño es un proceso que ocupa la tercera parte de nuestras vidas y resulta imprescindible para mantener la regulación de los procesos normales de nuestros cuerpos. 

A pesar de lo anterior, el porcentaje de hombres y mujeres que informan que duermen menos de 6 horas por noche ha aumentado significativamente en los últimos 20 años. Se estima que aproximadamente de 30% a 40% de la población adulta presenta algún problema o alguna enfermedad durante el sueño, y que el 62% de los adultos en todo el mundo sienten que no duermen bien cuando se van a la cama.

Las patologías que se presentan durante el sueño, que no suelen ser evaluadas habitualmente, juegan un papel fundamental en el riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares.

Una de estas patologías es el Síndrome de la Apnea Obstructiva (SAO), la cual  afecta la vía aérea superior, haciéndola colapsar intermitentemente, provocando paradas respiratorias durante el sueño que derivan en efectos negativos inmediatos, como una bajada de la saturación de oxígeno en sangre, sueño de mala calidad con hipersomnolencia diurna, hipertensión arterial, enfermedad cardiovascular (ECV), hiperlipidemia, fibrilación auricular (FA), diabetes mellitus tipo 2 (DM2). estrés y consumo excesivo de alcohol.

Actualmente, se calcula que el 20% de adultos de edad media tiene al menos SAO leve y el 80% de los casos permanecen sin diagnosticar, de allí la importancia de sospechar del diagnóstico de la enfermedad y consultar con un especialista en sueño. Además, el tratamiento de pacientes con SAO en centros especializados como el Instituto Europeo del Sueño no sólo trata la patología sino que además ayuda a prevenir o reducir el riesgo de ACV.

Otros factores de riesgo

Otros factores de riesgo relacionados con el sueño que incrementan el riesgo cerebrovascular son el insomnio, el Síndrome de Piernas Inquietas y el de Movimientos Periódicos de Piernas, el Trastorno de Conducta durante el Sueño REM, y la falta de sueño, todo ello potenciado en gran medida por la obesidad, que afecta a más de 25% de la población panameña.

Es importante que si presentas algunos de estos síntomas, tomes las medidas necesarias para prevenir un accidente cerebrovascular: atiendete con profesionales de un centro de sueño para que puedan evaluarte. Probablemente te sugerirán un estudio diagnóstico como la polisomnografía, que te permite conocer la etiología de los problemas del sueño. Un tratamiento eficaz disminuirá el riesgo de ACV, y así mismo prevendrá las consecuencias.

Otras consecuencias médicas y psicológicas de la falta de sueño

Algunas de las múltiples afectaciones que se generan a causa de la falta de sueño son: 

  • Aumento de enfermedades cardiovasculares
  • Afectación a la regulación de nuestro sistema endocrino
  • Desarrollo de enfermedades metabólicas, como la diabetes y obesidad
  • Alteración en el sistema inmunológico y aumento de riesgo de cáncer
  • Alteración de nuestro estado de ánimo
  • Riesgo de accidentes laborales y de tráfico 
Story image

 

Nuevas técnicas para medir el riesgo de sufrir ACV.

El Instituto Europeo del Sueño ha desarrollado nuevas técnicas no invasivas que permiten mediante ecografía transcraneal detectar el estado de las arterias cerebrales y evaluar con ello el posible riesgo de ACV. 

Entre dichas técnicas, se cuenta con el índice de rigidez arterial, la cual es una medida objetiva de la resistencia de la pared arterial a romperse, y que se ha asociado con el resultado del accidente cerebrovascular y las recurrencias; la ecografía de grosor de íntima-media, que permite evaluar estados precoces de la enfermedad arterioesclerótica en la carótida; y la ecografía Doppler de troncos supraaórticos, enfocada en detectar la fragilidad de las arterias, su grosor y su flexibilidad.

Conocer los problemas del sueño y su detección temprana ayuda a prevenir enfermedades y  consecuencias graves para la salud. El Instituto Europeo del Sueño, empresa líder en investigación del sueño, ofrece a través de estas nuevas técnicas y de diferentes estudios la posibilidad de recibir un tratamiento adecuado y prevenir a tiempo posibles complicaciones asociadas a estas afecciones.