domingo , 26 septiembre 2021

El comercio electrónico y la importancia de la ciberseguridad

Gracias al auge de la digitalización, el comercio electrónico llegó para quedarse y ser parte de la vida de muchas personas. En la actualidad, la compra y venta de productos y servicios por internet creció exponencialmente.

De acuerdo con Statista Digital Market Outlook, en el 2020 se registraron en Centroamérica ventas digitales cercanas a los US$3.7 billones, mientras que en el 2019 esta cifra fue de US$2.6 billones para la región. Estos datos son relevantes, ya que permiten a las empresas -micro, pequeñas, medianas y grandes- crear estrategias enfocadas en potencializar las plataformas de e-commerce.

Uno de los temas que más preocupa a los usuarios de comercio electrónico es la seguridad de sus transacciones; sin embargo, es algo que no debería generar temor, pues los diferentes aplicativos que se utilizan para las transacciones tienen controles de seguridad que garantizan la protección de los datos y la información.

De acuerdo con Octavio Camarena, Director de KIO Application Management, las principales violaciones a la seguridad de las personas se dan a través de ingeniería social. Es decir, los hackers utilizan estrategias para engañar a los usuarios para que estos ingresen a links maliciosos o compartan información privada. “Esto ocurre no solamente en el comercio electrónico, sino que también se da en actividades cotidianas mediante el uso de mensajería instantánea, redes sociales o correo electrónico”, agrega.

Por lo tanto, el primer paso consiste en educar a los usuarios y a los colaboradores de las empresas para que tengan precaución y logren identificar potenciales amenazas. Así que la solución va desde la concientización, acciones puntuales como el cambio constante de las contraseñas, hasta la ejecución de “hackeos éticos”, que son ataques controlados para identificar vulnerabilidades y corregirlas. Es un esfuerzo multifactorial.

“La principal recomendación para las empresas es contar con un experto aliado que le ayude a realizar estas acciones, con el fin de identificar vacíos o baches y luego eliminarlos”, enfatiza Camarena.

Otros consejos
Según Camarena, la ciberseguridad y el comercio electrónico tienen dos protagonistas: el prestador del servicio y el usuario.

En el caso de la empresa, lo ideal es tener plataformas que almacenen la menor cantidad de información de los usuarios. Asimismo, se recomienda tener bases de datos que estén alojadas en centros de cómputo confiables y seguros. Uno de los puntos más importantes es contar con las certificaciones que exige la industria a todas las plataformas digitales.

En cuanto al cliente, todo se resume en precaución y sentido común. “Por ejemplo, si ingresamos a una página que no cuenta con certificados de seguridad, Google lo hace notar”, afirma Camarena. También es importante que las personas entiendan qué es el phishing y cómo funciona, ya que estas estrategias buscan robar información privada y sustraer la identidad de los consumidores.

Para el Director de KIO Application Management, es fundamental que las organizaciones procuren que las compras en línea se desarrollen con el menor grado de fricción entre los usuarios y que la experiencia sea plena y satisfactoria. “De nada sirve tener un sistema de ciberseguridad robusto, si las transacciones no son rápidas, no hay productos en existencia o la cadena de envío y suministro falla. El éxito del comercio electrónico radica en que el cliente regrese”, concluye Camarena.