lunes , 14 junio 2021

El FBI desclasifica por primera vez el informe sobre la muerte de Kurt Cobain

El 5 de abril de 1994, hace ahora 27 años, Kurt Cobain aparecía con un disparo en la cabeza en su apartamento en Seattle. Así terminaba su corta vida y así nacía la leyenda del rey indiscutible del «grunge«. Pasaba a formar parte del fatídico club de los 27, al tiempo que comenzaron a surgir las teorías conspirativas alrededor de que su muerte no fue un suicidio.

El cantante del grupo The Mentors llegó a asegurar que Courtney Love le ofreció 50.000 dólares por matar a Cobain. Incluso el padre de Love escribió un libro en el que la acusaba de estar involucrada. Además, en la autopsia se descubrió una gran cantidad de heroína en su cuerpo que podría causar una sobredosis, por lo que volvieron a surgir las sospechas en torno a su desaparición, reseñó ABC

Casi 20 años después de su muerte, la policía volvió a examinar las pruebas sin encontrar nuevas pistas que esclarecieran el suceso. Sin embargo, en 2015, en el documental «Soaked in Bleach«, que Love tachaba de no autorizado, Norm Stamper, encargado del caso, afirmaba que «pudo hacerse pasar por suicidio algo que no lo fue» y pedía que se reabriera de nuevo.

Ahora, el FBI ha desclasificado por primera vez el informe acerca de su desaparición, que prueba que la agencia indagó el caso. Según recoge la revista ‘Rolling Stone’, el expediente, de apenas 10 páginas y que se publica en su web, es breve pero intrigante. Las piezas claves son dos cartas, cuyos remitentes permanecen en el anonimato, que fueron enviadas al FBI instando a la oficina a investigar el fallecimiento de la estrella del rock como un asesinato, en lugar de un suicidio.

«A millones de fans de todo el mundo les gustaría que se aclararan de una vez por todas las incoherencias que rodean su muerte», reza una de ellas, escrita a máquina, en septiembre de 2003.

La otra misiva data de 2007, de acuerdo con el citado medio. «La policía que se hizo cargo del caso nunca se tomó muy en serio la investigación como un asesinato, sino que desde el principio insistió en que era un suicidio», escribe. «Es lo que más me molesta -continúa- porque su asesino sigue suelto». El autor llega a recopilar las pruebas que avalarían su teoría: que no había huellas en el arma y que en la carta de despedida que dejó Cobain no mencionaba su deseo de quitarse la vida, «excepto la parte que estaba con otra letra y que parecía haber sido añadida al final».

El FBI respondió en ambos casos que la mayoría de las investigaciones de homicidios suelen ser competencia de las autoridades estatales o locales y que no identificaban ninguna ninguna violación de la ley federal dentro de la jurisdicción de investigación del FBI.

También forma parte del archivo una respuesta similar a una carta enviada a la entonces fiscal general Janet Reno en el año 2000, aunque en ese caso no se incluye la correspondencia que provocó la respuesta.

El expediente también incluye un fax enviado al FBI por la empresa Cosgrove Meurer Productions, encargada de la serie documental americana ‘Misterios sin resolver‘, que emitió un episodio sobre Cobain en enero de 1997. 

En el documento se asegura que «Tom Grant, un investigador privado con sede en Los Ángeles y exayudante del alguacil del condado de Los Ángeles, está convencido de que la determinación oficial de suicidio fue un juicio apresurado». «Ha encontrado una serie de inconsistencias, incluidas las preguntas sobre la presunta nota de suicidio», que fue considerada por Grant una carta de despedida a sus fans.

Fuente: ABC