domingo , 26 septiembre 2021

“Estoy orgulloso de ser gay y campeón olímpico”: el contundente mensaje de un medallista de oro en Tokio 2020

El clavadista del Reino Unido, Tom Daley, conquistó la medalla de oro en la plataforma de 10 metros sincronizados y el atleta británico aseguró sentirse orgulloso de ser homosexual y haber logrado llegar a lo más alto del podio olímpico.

Tras una brillante actuación en el Centro Acuático de Tokio, Tom, animó a todas las personas a seguir sus sueños al reconocer que en el pasado, debido a ser homosexual, nunca hubiera pensado que lograría ganar una presea de oro en una justa olímpica.

Me siento increíblemente orgulloso de decir que soy gay y también campeón olímpico. Cuando era más joven, pensé que nunca lograría nada por ser quien era. Ser campeón olímpico ahora solo demuestra que puedes lograr cualquier cosa”, expresó.

Por otro lado, Daley señaló que la creciente representación de la comunidad LGBTQ+ en los Juegos Olímpicos tiene el potencial de cambiar vidas, señaló, después de reconocer que creció sintiéndose como “un extraño”.

Cuando el británico de 14 años hizo su debut olímpico en 2008, menos de 20 de sus compañeros competidores se identificaron abiertamente como lesbianas, gays, bisexuales, transgénero o queer. En los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, ese número ha aumentado a más de 160.

Después de ganar su primer oro olímpico, el joven de 27 años dijo que él y otros atletas LGBTQ+ podrían mejorar la vida de los niños que se sienten “asustados y solos”.

“Cuando era un niño pequeño, me sentía como un extraño y me sentía diferente y sentía que nunca iba a ser nada porque quien era no era lo que la sociedad quería que fuera, y poder ver a las personas LGBTQ+ actuando en los Juegos Olímpicos es algo que espero que pueda dar esperanza a los niños pequeños”, dijo a los periodistas.

Daley, quien ganó medallas de bronce en los Juegos de Londres y Río, se casó con el guionista y director ganador del Premio de la Academia Dustin Lance Black en 2017 y dieron la bienvenida a un niño en 2018, situación a la que se refirió como “el punto de inflexión masivo” de su carrera como atleta.

“Me di cuenta de que si lo hago realmente bien o si lo hago mal en la piscina, puedo ir a casa con un esposo y un hijo que me ama”, agregó Daley.